EL EFECTO DE LAS ESTRATEGIAS PARA EL CONTROL DE COSTOS SOBRE LA EVALUACIÓN REALIZADA POR LOS PADRES ACERCA DEL FUNCIONAMIENTO DE LOS PLANES DE SALUD


Hoja informativa
¿Cuál es la relación entre las estrategias para el control de costos de los planes de salud y el funcionamiento de los planes de salud principales según los padres de niños con necesidades especiales?

Método: Se les preguntó a los padres si sus niños con necesidades especiales estaban afiliados a algún plan de atención de salud administrada [managed care plan]. También se les pidió que identificaran el tipo de plan de salud y si existían estrategias específicas para el control de costos en su plan principal. Finalmente, los padres evaluaron el funcionamiento de su plan en cuanto a la cobertura, servicios e información.

Medidas: Primero, se creó un índice de control de costos según si:

  • El plan requería un médico de atención primaria (PCP)
  • Se requería una derivación [referral] previa proveniente de un PCP para atención de especialidad
  • Existía una red de proveedores que regía dentro del plan de salud principal, y
  • Existía una limitación en la cobertura del plan por los servicios proporcionados fuera de la red de proveedores

Los planes "altamente controlados" fueron aquellos con todas o la mayoría de las características mencionadas anteriormente, los planes "medianamente controlados" tenían algunas de estas características y los planes "poco controlados" tenían pocas o ninguna de estas características.

El funcionamiento del plan se midió de acuerdo a doce aspectos calificados por separado, que abarcaban áreas tales como proporcionar los beneficios adecuados, cobrar una cantidad de dinero razonable proveniente del bolsillo de las familias, aprobación de la atención necesaria, disponibilidad de proveedores de atención primaria, de especialidad y de servicios auxiliares que tuvieran habilidades y experiencia, papeleo fácil y proporcionar información clara. Para cada aspecto, la persona indicó si el plan era excelente, bueno, regular o deficiente. Luego, estos aspectos se combinaron en una escala que resumía las evaluaciones del funcionamiento del plan.

Hallazgos:

  • El lenguaje relacionado con la atención de salud administrada era desconocido para mucho de los participantes. Casi un tercio (33%) no sabía si el plan principal de sus niños era "un plan de atención de salud administrada" y más de un cuarto (26%) no pudo clasificar el tipo de plan en el cual estaban afiliados sus niños.

  • Entre aquellas personas que pudieron clasificar el tipo de plan, la mayoría dijo que el plan de salud principal de sus niños era un plan de atención de salud administrada. Más de la mitad (53%) de las personas que respondieron indicó que sus niños estaban afiliados a una HMO (organización de mantenimiento de la salud) o IPA (asociación de profesionales independientes), mientras que un cuarto (28%) indicó que tenía cobertura proveniente de un plan de PPO (organización de proveedores preferidos) y el 6% indicó que tenía cobertura de un plan de POS (plan con elección del lugar para recibir servicios). Solo uno en diez (12%) indicó que sus niños pertenecían a un plan de honorarios por servicios.
  • Los padres tenían más probabilidades de saber las características específicas de control de costos del plan principal de sus niños, que saber si era un plan de salud "administrada" o no, o el tipo específico de plan. De acuerdo al índice de control de costos del estudio, más de la mitad (57%) de los niños está en planes altamente controlados, un tercio (32%) está en planes medianamente controlados y sólo el 10% está en planes poco controlados.
  • Los padres cuyos niños estaban afiliados a planes poco o medianamente controlados tenían un mayor ingreso bruto y era más probable que estuvieran casados que los padres de niños en planes altamente controlados. No hubo diferencias significativas entre los grupos de control de costos en cuanto a la salud o situación de empleo de los padres, o su nivel de educación.
  • Los niños afiliados a planes poco controlados tenían problemas más graves y era mucho más probable que dependieran de tecnología que los niños en planes medianamente o poco controlados. Sin embargo, no se detectaron diferencias entre los grupos de control de costos con respecto a la estabilidad del problema del niño o el estado global de salud del niño.
  • Hubo un patrón persistente y estadísticamente significativo entre el nivel de control de costos del plan del niño y la evaluación del funcionamiento del plan según los padres. Los padres de niños en planes poco controlados evaluaron el funcionamiento del plan más favorablemente que los padres en planes medianamente controlados, quienes a su vez, evaluaron el funcionamiento de sus planes más favorablemente que los padres de niños afiliados a planes altamente controlados. La única excepción a este patrón estaba relacionada con los gastos que tenían que pagar las familias con dinero del propio bolsillo, donde los planes altamente y poco controlados funcionaban igual y mejor que los planes medianamente controlados.

Las características de mayor control se correlacionaron significativa y negativamente con la evaluación del funcionamiento del plan de salud según los padres, incluso después de controlar estadísticamente la cobertura secundaria, Medicaid, las características demográficas de los padres (ingreso, educación, salud, empleo y estado marital), las variables de la salud del niño (salud global, estabilidad de los problemas de salud y gravedad de tales problemas), así como también, la raza del niño.

Puede obtener información adicional acerca de la encuesta y sus resultados en:
www.familyvoices.org

o si se comunica con:
Nora Wells, Family Voices nwells@fcsn.org 1/888-835-5669
Marty Wyngaarden Krauss, Ph.D., Brandeis University krauss@brandeis.edu